Tips para cuidar de tus ojos cuando lees

Aprovechando que hoy es el Dia Internacional del Libro te dejamos algunos consejos a seguir si tú eres de los que devoras libros y si no… ¡También!

Leer puede convertirse en un problema si no ves bien. Por eso cuando leemos podemos no disfrutar de la lectura como deberíamos, ya que debemos tener varios elementos en cuenta, como el parpadeo, la distancia a la que debe estar elobjeto de lectura, evitar la

sensación de fatiga visual, entre otros.

Además según algunas de las conclusiones extraídas del último Congreso Internacional de Optometría, Contactología y Óptica, OPTOM: abusar de los libros digitales y de las nuevas tabletspuede provocar fatiga visual. 

Para evitar fatigar nuestra vista, en caso de utilizar soportes electrónicos, Instituto Varilux aconseja: 

1. Mantener una distancia mínima con el libro. Lo ideal es a unos 30-40 centímetros de nuestros ojos. Además, en la mayoría de terminales es posible fijar un tipo de letra adecuado a cada usuario de manera que se evite una aproximación excesiva por dificultad en la lectura. 

2. Asegurarse de que hay una iluminación adecuada. 

3. Parpadear para evitar la sequedad ocular. 

4. Adecuar el brillo y contraste para adaptarlo al entorno de lectura. 
5. Elegir un mismo tamaño y tipo de letra. Tu ojo te lo agradecerá. 

6. Realizar pausas cada hora. 

7. Gestionar de forma inteligente tu exposición visual: alternar la visión entre un objeto lejano y otro cercano.

8. Y, por supuesto, visitar a tu óptico-optometrista para realizar una revisión al menos una vez al año. 

Y si estás cansado, déjalo para otro momento. Es de sentido común y sucede de igual manera con un libro convencional. Para conservar la salud visual es bueno que los ojos tengan un trabajo adecuado, no demasiado intenso. Así, se puede leer libros en cualquier formato, siempre que no se tenga ninguna anomalía que lo dificulte o impida.

¡Esperamos que estos tips te sean de ayuda!

Mes de la lectura: 10 consejos para evitar la fatiga visual

Hay muchas maneras de cuidar tu salud y una de ellas es mantener buenas costumbres para que tu salud visual no se resienta de la atención que procuramos durante prolongados espacios de tiempo en una sola tarea como puede ser la lecura, el ordenador…
Aquí os dejamos unos tips para tener siempre en cuenta:
  1. Descansar durante 5 minutos por cada hora de lectura.
  2. Al trabajar reiteradamente a la misma distancia y realizar las mismas actividades musculares debes facilitar a los ojos que descansen alternando la visión entre un objeto cercano y otro lejano (mirando por la ventana, por ejemplo).
  3. ¡Parpadea! Al estar concentrados con la tarea solemos hacerlo mucho menos de lo normal. Si la frecuencia media del parpadeo es de 20 veces por minuto, cuando fijas la visión, pasarás a hacerlo sólo 5 veces por minuto. Si aún así notas que tienes los ojos secos, puedes recurrir al colirio, en este caso deberás pedir consejo a tu óptico-optometrista.
  4. Ajusta el brillo y contraste de la pantalla para que esté en consonancia con la iluminación de la zona de trabajo. Reducir la luz ambiental te permitirá poder suavizar el brillo del monitor, mejorando así la visualización del texto.
  5. Asegúrate de que tienes la luz apropiada, mejor si es natural. Pero recuerda que el exceso de luz también puede ser perjudicial. No coloques la pantalla de frente o de espaldas a una ventana o cualquier fuente de luz directa. Opta mejor por una iluminación lateral. Evita los reflejos. Es importante tener en cuenta la posición de la pantalla respecto de las fuentes de luz.
  6. Si tu monitor lo permite deberías aumentar la velocidad de refresco de la pantalla. 70-75 Hz son óptimos para reducir la fatiga visual.
  7. Mantén el monitor de tu ordenador a unos 60 cm de distancia y ligeramente por debajo del nivel de los ojos. Atención en el caso de los niños ya que por su estatura pueden encontrar la pantalla demasiado alta. Si utilizas un e-book, mantenlo a unos 35-40 cm de distancia de los ojos.
  8. Dentro de lo posible, ajusta el tamaño de la letra.
  9. No utilices estos elementos electrónicos cuando estés demasiado cansado.
  10. No olvides someterte a una revisión visual anual. Defectos no corregidos, aunque sean pequeños como hipermetropía, vista cansada, astigmatismo, o disfunciones en la acomodación o la visión binocular, pueden contribuir a que aparezcan síntomas molestos a causa de la visión próxima. Ante cualquier problema o duda, consulta con tu óptico-optometrista.

¡Esperamos haber ayudado! 😉