¿Tienes alergia? ¡Sin miedo a las lentillas!

Con un pie y medio en el mes de junio, llegó el momento que todos esperábamos: el poder disfrutar de las largas tardes, de nuestro tiempo libre, de la naturaleza y el buen clima. Pero aunque a todos nos gusta pasar tiempo al aire libre, a algunos, los que sufren alergia, se les hace un poco más difícil poder pasarlo bien en estos ratos y gozar con algunas de las actividades más populares, como practicar deporte o pasear.

Las alergias estacionales afectan a una de cada cinco personas en nuestro país, y es en estas fechas cuando los ojos se vuelven más vulnerables, siendo habituales el picor, el lagrimeo y el enrojecimiento ocular. Según los especialistas, el principal motivo de consultas en alergología en España es la rinitis, que afecta al 55% de los pacientes, de los cuales el 65% también presenta conjuntivitis. Por ello, la afección suele recibir el nombre de rinoconjuntivitis y en gran parte de los casos está causada por el polen.

Alergia primaveral

Esta afección la experimentan tanto adultos como niños, y algunos de los síntomas son picor, sensación de cuerpo extraño o arenilla, lagrimeo y edema en los párpados. Estos síntomas comportan fatiga visual, dificultad para la lectura e incluso fotofobia, lo que puede afectar sustancialmente la calidad de vida del paciente.

No obstante, el hecho de tener alergia no representa un problema para quienes padecen alergia estacional y quieren usar lentes de contacto para corregir sus problemas de visión. Las gafas, aunque estéticamente son muy cool, pueden ser incómodas, sobretodo por las altas temperaturas que ya se registran en estos días, que hacen que aparezca el sudor y que las gafas nos resbalen o se empañen una y otra vez. Por ello desde Natural Optics recomendamos utilizar lentes de contacto diarias, que permiten minimizar los síntomas de la alergia ocular frente a las lentillas convencionales.

Lentillas Natural Optics

Con las lentes de contacto desechables diarias, los usuarios sensibles a pólenes u otros alérgenos pueden seguir llevando lentillas, principalmente porque el reemplazo diario evita la acumulación de depósitos en ellas.

5 consejos para que las lentillas no te molesten si tienes alergia

  1. Extremar la higiene y el lavado de manos antes de tocar las lentes para evitar cualquier reacción ocular causada por los alérgenos.
  2. No frotarse los ojos aunque haya síntomas de picor o sensación de cuerpo extraño, ya que ello podría aumentar el enrojecimiento y la irritación.
  3. Es preferible el uso de lentillas por la tarde, cuando los niveles de polen descienden.
  4. Durante los desplazamientos en coche, cerrar las ventanillas para evitar el contacto con el polen que pudiese estar suspendido en el ambiente. En casa, es conveniente cerrar las ventanas y usar humidificadores o filtros.
  5. Si se realizan actividades al aire libre, es recomendable el uso de gafas de sol, que ejercen como barrera de posibles alérgenos.

Y recuerda, en caso de irritación, dolor o pérdida de visión, debes suspender inmediatamente el uso de lentillas y acudir a un profesional de la visión. ¡En Natural Optics estamos para ayudarte!

#NoSoloGafas