7 datos sobre el glaucoma que deberías conocer

El glaucoma es la principal causa de ceguera irreversible en el mundo. En España, entorno a un millón de personas padecen esta enfermedad del ojo que roba la visión de manera gradual. Además, 7 de cada 10 habitantes con glaucoma desconocen que padecen esta enfermedad, ya que la mayoría de los pacientes afectados no suelen tener síntomas hasta entrar en fases avanzadas. Por este motivo, y teniendo en cuenta la irreversibilidad de los daños entonces producidos, promover el diagnóstico temprano del glaucoma mediante campañas de concienciación e información a la población es fundamental.

Para ello son muy importantes las visitas periódicas al oftalmólogo, más aún, cuando existen factores de riesgo: edad mayor de 40 años, antecedentes familiares, personas de raza negra o asiática, miopía, diabetes, hipertensión arterial o enfermedades cardiovasculares o oculares, entre otros.

Ojo con glaucoma

Pero, ¿sabemos qué es el glaucoma?

El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza por la pérdida de visión como consecuencia de un daño en el nervio óptico secundario, provocada generalmente, por un aumento de la presión intraocular. Esto se traduce en una pérdida progresiva de campo visual del paciente. En los casos avanzados, ese campo visual se limita a la parte central. El glaucoma puede llegar a causar ceguera si no es detectado y tratado a tiempo.

¿Cuáles son sus síntomas?

Al principio, el incremento de la presión ocular no produce ningún síntoma. Las manifestaciones posteriores pueden incluir una disminución del campo visual periférico, ligeros dolores de cabeza y sutiles trastornos visuales, como ver halos alrededor de la luz eléctrica o tener dificultad para adaptarse a la oscuridad. Finalmente, la persona puede acabar presentando visión en túnel (un estrechamiento extremo del campo visual que dificulta ver objetos a ambos lados cuando se mira al frente).

En algunos casos el paciente puede notar dificultad para bajar escaleras, caídas habituales, inseguridad en la conducción (sobretodo de noche) y dolor intenso y enrojecimiento ocular (sólo en caso de un ataque agudo de glaucoma).

Visión normal Visión con glaucoma extremo

La importancia de la prevención

Únicamente con una exploración oftalmológica completa podemos descartar si tenemos glaucoma. Esta exploración comprende una medición de la presión intraocular y una exploración del fondo de ojo para poder valorar el estado del nervio óptico.

¿Quién puede padecer glaucoma?

Todas las personas somos susceptibles de padecer glaucoma. Partiendo de esta premisa, entre la población de riesgo destacan aquellas personas con familiares directos afectados de glaucoma, la población mayor de 40 años, personas con alta miopía, raza negra, pacientes con diabetes, personas con traumatismos oculares previos y/o pacientes con cirugías oculares complicadas,

Con el objetivo de dar visibilidad a esta enfermedad, hoy, en plena Semana Mundial del Glaucoma, te ofrecemos 7 datos sobre el glaucoma que deberías conocer:

  • El glaucoma es la principal causa de ceguera en el mundo
  • Un diagnóstico temprano puede reducir significativamente sus consecuencias y mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Los mayores de 40 años deben visitar al oftalmólogo cada dos años.
  • El glaucoma no tiene cura. No obstante, si se detecta a tiempo, se puede frenar su progresión.
  • La principal causa del glaucoma, la hipertensión ocular, es asintomática hasta que la enfermedad no se encuentra en un estado muy avanzado.
  • La presión ocular elevada es el único factor de riesgo conocido que se puede tratar actualmente.
  • El glaucoma sí tiene un componente hereditario. Los familiares directos de pacientes con glaucoma crónico tienen más probabilidades de padecerlo, concretamente de seis a ocho veces más riesgo de tener esta condición.

Así que ya sabes, si formas parte de esta población de riesgo no lo aplaces más y visita a un especialista. ¡La salud de tus ojos está en juego!

¡No le quites el ojo a la diabetes!

Seguro que conoces la diabetes, pero ¿sabes que una de las posibles complicaciones que pueden llegar a desarrollar los diabéticos es la afectación de los ojos? Esto se explica porque estos pacientes experimentan un aumento de los niveles de glucosa en la sangre, lo que puede provocar cambios en los vasos sanguíneos. Este problema de sangrado o de pérdida de riego sanguíneo afectará a la vista, generando una pérdida de visión importante.

Son muchos los problemas de visión que pueden padecer los pacientes diabéticos. Esta enfermedad puede provocar problemas en el iris, en la lágrima o de regeneración corneal, glaucoma, y el más importante, la retinopatía diabética, un problema frecuente que puede derivar en ceguera. Hoy, Día Mundial de la Diabetes, nos acordamos de él.

retinopatia-diabetica-Natural

La retinopatía diabética se trata de una afectación de los vasos sanguíneos del ojo, que puede generar dos problemas: un sangrado por exceso de glucosa en sangre o bien isquemia, por insuficiente aporte sanguíneo. Esta enfermedad y pérdida de visión puede presentarse tanto en jóvenes como en pacientes mayores a partir de 55 años. Por tanto, una visita al oftalmólogo una vez al año para practicar un fondo de ojo es fundamental. El fondo de ojo se puede examinar de manera directa mediante un oftalmoscopio o también mediante la realización de una fotografía de la retina a través de un retinógrafo. Además también conviene saber que si se diagnostica la retinopatía en fases iniciales puede ser tratada y el riesgo de llegar a perder la visión es mucho menor.

Un paciente con diabetes puede intuir que padece retinopatía diabética si nota que su visión y graduación varían, y dicha variación dependerá del nivel de azúcar en sangre. En situaciones más graves, se puede llegar a la pérdida total del sentido de la vista, a la ceguera.

Optotipo-Natural-Optics

¿Qué puedo hacer para prevenir los problemas visuales causados por la diabetes?

  • Lo más importante es mantener tu glucosa en la sangre y tu presión arterial lo más cerca posible de lo normal.
  • Consulta a tu óptico-optometrista para que te haga un examen de los ojos, incluso si no tienes problemas de visión. Es importante detectar los problemas lo antes posible para tratarlos inmediatamente y evitar problemas más graves después.
  • Pide a un profesional de la visión que te examine periódicamente para ver si presentas signos de cataratas o glaucoma. Acude al óptico-optometrista a hacer revisiones ante la mínima sospecha con el fin de reducir al máximo el riesgo de poder desarrollar una pérdida de la visión.
  • Lleva un estricto control de la dieta y practica ejercicio de manera regular.

Desde Natural Optics te recomendamos realizar revisiones oftalmológicas periódicas para disfrutar de tu vista ¡durante mucho más tiempo!

La importancia de prevenir el glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular crónica que conlleva una pérdida de visión progresiva e irreversible en uno o dos ojos y que en la mayoría de los casos consiste en una disminución del drenaje acuoso del globo ocular.

¿Sabías que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el glaucoma es la primera causa de ceguera en España y la segunda en el mundo? Más de 60 millones de personas se ven afectadas por esta enfermedad. Su detección precoz puede evitar los daños en un 95% de los casos. La OMS además, determina que el glaucoma afecta actualmente en torno a un tres por ciento de la población mundial.

Al principio, el glaucoma puede pasar desapercibido y no producir ningún síntoma, por lo que se conoce como “ceguera silenciosa”. No obstante, y a medida que la enfermedad avanza, los síntomas se hacen más evidentes para el paciente, que experimenta un estrechamiento de la visión periférica, la llamada “visión en tubo”, es decir, una pérdida de visión lateral no recuperable. El glaucoma también puede producir dolores de cabeza y alteraciones de la visión, como tener problemas para adaptarse a la oscuridad o bien ver halos alrededor de la luz.

Sin el tratamiento apropiado el glaucoma puede llevar a la ceguera. No obstante, con exámenes oftalmológicos periódicos, la detección temprana y el tratamiento apropiado puede preservarse la vista. El holandés Edgard Davids, exjugador del Ajax, AC Milan, Juventus, FC Barcelona e Inter de Milán, fue diagnosticado de glaucoma y tras someterse a una operación y tomar precauciones, como el uso de gafas para evitar los contactos directos con otros jugadores, pudo continuar su exitosa carrera deportiva con normalidad.

Edgar Davids

Otro personaje público afectado de glaucoma es Bono, líder del grupo irlandés U2. El vocalista dio a conocer en 2014 que padece glaucoma desde hace más de 20 años, lo que explica porqué nunca se quita sus características gafas oscuras, ni en el interior

bono

 

Por ello, coincidiendo con el Día Mundial del Glaucoma, Natural Optics te recuerda la importancia de diagnosticar la enfermedad en su fase más incipiente, lo que permitirá frenar y ralentizar su avance.

¿Cómo puedo prevenir el glaucoma?

Acudiendo al oftalmólogo para nos realice una revisión periódica. Los mayores de 40 años deben visitar al especialista cada 2 años. Si poseemos mayor riesgo para desarrollar la enfermedad (antecedentes familiares, hipertensión arterial, diabetes, miopía o enfermedades cardiovasculares), debemos hacernos el examen cada uno o dos años a partir de los 35 años de edad. Estos pacientes deben seguir controles de la presión intraocular por lo menos cada 6 meses.

Manteniendo una perfecta salud ocular, a través de la vitamina A, muy importante para fortalecer nuestros ojos. Esta vitamina la encontramos en los frutos naranjas como las zanahorias, naranjas y la calabaza.

Consiguiendo una correcta presión arterial. Para ello el deporte y la alimentación son fundamentales.

 

¿Quiénes pueden padecer glaucoma?

Todos podemos padecer esta enfermedad, pero las personas con mayor riesgo de desarrollar el glaucoma son las siguientes:

Mayores de 60 años

Antecedentes familiares de glaucoma

Personas de ascendencia africana

Miopes

Pacientes con diabetes

Personas con hipertensión ocular

 

Desde Natural Optics te recomendamos pasar revisiones oftalmológicas periódicas para garantizarte una visión sana durante un largo tiempo.

glaucoma